Aunque estoy sumida en el dolor , paseo la mirada por sus botas negras, los kilómetros de piernas enfundadas en unos vaqueros, el torso interminable y por fin un rostro tan lleno de vida que me pregunto si habré interrumpido una conversación entre él y mi atril.