Nos miramos con gesto inquisitivo, intrigados el uno por el otro, sorprendidos de haber conectado tan bien, no es más que un instante, apenas perceptible, como cuando una mariquita se posa en tu brazo.