cuando estoy con él,
hay alguien conmigo
en mi hogar de dolor,
alguien que conoce su arquitectura
tan bien como yo,
que puede caminar conmigo,
de una triste habitación a otra,
haciendo que todo este laberinto,
de viento y vacío
no resulte tan aterrador
ni solitario
como antes.